Actividades del club

Translate

martes, 17 de junio de 2008

Birgit Fischer, la reina del Kayak

Cuando la alemana Birgit Fischer comenzó a practicar el kayak, nunca pensó que se convertiría en una leyenda. A los 42 años, al lado del equipo de su país, se colgó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas en el K-4 500m. La edad con la que llegó esta medalla no era lo histórico, sino que este fue su octavo metal dorado en seis Juegos Olímpicos en que había competido.


Fischer se enamoró del kayak y desde su juventud comenzó en este deporte de forma competitiva. En 1980, a los 18 años, participó en sus primeros Olímpicos bajo la Alemania Democrática y se colgó la primera medalla en su cuenta en el K-1 500m.
Ocho años después, en los JJ.OO. de Seúl 88, otro par de oros y una plata cayeron en sus manos, y así continuó la historia de la kayakista rumbo a un sitio especial en la historia de los Juegos Olímpicos.
Fischer mostró su potencia sobre un kayak a lo largo de 24 años. Bajo la bandera de una Alemania unificada, tras la caída del Muro de Berlín a finales de los 80, su sitio para competir en los eventos olímpicos jamás se vio mermado.
Barcelona 1992 y Atlanta 1996 la volvieron a ver coronarse campeona olímpica en el K-1 500m y K-4 500, respectivamente. Su leyenda seguía agigantándose a tamaños que pocos tienen a lo largo de la historia.
La capacidad de Fischer no disminuía con el paso de los años, a los 38, se quedó con un par de metales dorados en Sydney 2000 en el K-4 y K-2 500m, y con ellos se convirtió en la primera mujer en la historia de los JJ.OO. que obtenía medallas de oro en Juegos con 20 años de diferencia. Su histórico paso por las pistas estaba lejos de terminar.
Llegó el final del ciclo de las Olimpiadas con los juegos en Atenas y la jovencita que inició un trayecto en Moscú a los 18 años, ya era una veterana de 42. Con la mirada puesta en un hecho inédito, ganó el K-4 500m para colgarse su octavo oro en este tipo de competición y buscó el noveno metal de oro en el K-2 500, pero su deseo se ahogó con una medalla de plata.

Su logro de cosechar ocho medallas doradas en seis JJ.OO. diferentes ya parece un hecho casi imposible de igualar. En total, tiene 12 metales en su casa, sumando las cuatro platas que también logró en el paso de 24 años de competicion.