Actividades del club

Translate

viernes, 31 de octubre de 2008

Leif Edgard Tofte

Aunque esta noticia esta a punto de cumplir los dos años de antiguedad, me sigue sorprendiendo como vuelven a la superficie al cabo del tiempo, y es que un antiguo dicho marinero dice que el mar siempre devuelve todo aquello que no es suyo, y en este caso solo es eso, una noticia.
Nadie en su sano juicio, desde la perspectiva Ibera de las cosas, haria que una visita de cortesia a un familiar, se convirtiera en un pequeño paseo en Kayak de 3.800 km y cuatro meses de duracion.



Este Noruego jubilado, descendiente de vikingos, cansado de remar por la costa sovietica entre Noruega y Suecia, decidio un dia de fortaleza mental y frio nordico ir de visita a ver a su hermana y de paso llevarse a un amigo para charlar por el camino. Solo con lo puesto y la cartera con la tarjeta de plastico, emprendio camino naval desde Drobak en Noruega hasta Altea en Alicante, costeando el Atlantico en una aventura sin precedentes y sin otro reto que no fuera visitar a su hermana a remo en vez de coger el avion y en una horas tomarse una horchata en una terraza de un bar.
Sin patrocinio alguno y viviendo el dia a remo y la noche en la playa, llegó en 113 dias con una sonrisa de oreja a oreja y eso que fue tomado por un inmigrante a la llegada de una playa de Alicante y detenido hasta que pudo demostar con el pasaporte quien era y que pretendia.
Me quedo con la frase : " uno se propone llegar a una meta y si luego te arrepientes, mejor es arrepentirse de algo que has hecho y no de lo que has dejado por hacer".