Actividades del club

Translate

sábado, 29 de septiembre de 2012

La fiebre del oro

Cambiar el kayak por una canoa canadiense puede resultar interesante y comprometido, cambiar el mar por el rio tambien puede ser una alternativa, y cambiar de continente para hacerlo es algo mas que tomar un avion y dejarse llevar por la corriente.
En este pais salvaje donde los haya, pero tambien civilizado y respetuoso, se puede navegar dia y noche por sus aguas milenarias sin encontrar a gente por el camino, ni ruidos, ni navegacion pesada, ni contaminantes, ni prisa, algo que tambien molesta. Un pais rico en madera, la base de construccion de estos artefactos, que han hecho de esta tierra brechada por rios, rapidos y lagos, el lugar, junto con los paises nordicos, especialmente predispuestos a la navegacion.
Esto es solo una invitacion, si realmente quieres ir, solo tienes que empezar a mirar calendario. Salidas desde Madrid y Barcelona, con guia en destino y 9 dias de duracion. Ya no hay billetes.
Esta clásica ruta en canoa descendiendo el rio Yukón desde Whitehorse hasta Carmacks está especialmente diseñada para aquellos que desean viajar más allá de las rutas turísticas, siguiendo los caminos de la historia. No es necesario ser un especialista en canoa. La ruta tiene su punto de partida en Whitehorse, con la aguja de la brújula marcando hacia el norte y va pasando por varios puntos clave en lo que se denominó la fiebre del oro de 1898. La expedición recorre unos 320 km. por este rio tranquilo, explorando varios pueblos abandonados como Hootalinqua o Big salmon Village. Acampamos junto al rio, en pequeñas playas naturales de arena o grava, desde donde recomendamos un baño refrescante en las aguas del Yukón. Los osos negros son numerosos en el valle del Yukón, de modo que nuestros viajeros suelen poder verlos en numerosas ocasiones. Los alces se localizan generalmente en los bosques al pie de las colinas, y las águilas calvas anidan en los árboles cerca del río. Los castores suelen ser vistos ocupados en recoger provisiones para el invierno, y más de una vez hemos visto al gran oso grizzly. Por la noche, en el campamento, alrededor de nuestro fuego, aprenderemos cosas sobre la Fiebre del oro, y muchas otras historias de esta época minera. En Carmacks, a la altura del puente sobre el río Yukón, cargaremos nuestras canoas en el vehículo para regresar hasta Whitehorse siguiendo la Klondike Highway.
mas info aqui.