Actividades del club

Translate

jueves, 16 de mayo de 2013

Ebro Primaveral 2013


El pasado Domingo 5 de Mayo los salmones estabamos en la linea de partida donde la vida de un rio empieza a decrecer cerca del mar. Un caudaloso Ebro, alimentado por cientos de riachuelos de aportacion, gracias a una primavera extraordinariamnte pluviosa, se presentava ante nuestros ojos como un verdadero reto de descenso, donde se esperaban fuertes corrientes y velocidades de vertigo, solo para empezar.
El mero hecho de meterse en el agua, ya era todo un reto de esfuerzo y equilibrio, aproando a contracorriente, el efecto de velocidad real y aparente, era simplemente hacer la estatua; habia que remar y duro para remontar, aunque este no era el plan previsto.
La salida desde Benifallet se hizo desde la rampa de cemento, la playa estaba bajo las aguas, y la salida para tanta gente se hace muy escalonada. El buen tiempo siempre acompañando en estos encuentros de rio, hacen que siempre te relajes en la carlinga, como un dia de playa.
Desde luego, el nivel de las aguas estaba muy alto, no se podia acceder a muchos de los canales de los margenes del rio, y algunas islas estaban practicamente anegadas. Algunos arboles habian sido arrancados de las orillas y permanecian semihundidos en espera de engancharte. La navegacion por la parte segura siempre fue la premisa de navegacion, aunque ya se sabe que siempre la curiosidad te haga acercarte a lugares menos seguros.
El viento entraba de lateral en un N,NE y en algunos puntos, de E puro, haciendo que el viento te encarara a todas partes sin dejar una franja libre de aire, siempre a refugio de la vegetacion, era la opcion mas asequible. 
Este año, el rio Canaletes, afluente del Ebro, descargaba con fuerza, con aguas limpias despues de tantos dias de aportacion. Nos permitio entrar con esfuerzo y llegar al puente para incluso pasar por debajo hasta un poco mas arriba, pero solo hasta ahi. El lugar es un pequeño resquicio de naturaleza, fauna y vegetacion, lugar de silencio y observacion con los cinco sentidos.
Ya en rio abierto fuimos directos al assut de Xerta, esclusa para esquivar el desnivel del rio en ese punto, y que tan extraño se hace, tan cerrado. Sin pasion fuimos metiendonos en el cajon, hasta que tras cerrar la puerta, alguien tiro del tapon y el agua empezó a descender, hasta el siguiente nivel. Una experiencia que para un novato puede ser poco agradecida, pero que si consigue dominar sus miedos, repite seguro.
La comida de "germanor" en Xerta fue casi de "pai i porta", buen lugar, buen servicio, inmejorable gente a la mesa. Es como una comunion, todos de traje y a la mesa, solo faltó el cava, cosa que se suplió con el veneno del Maestrat, combustible infinito para dar valentia a los remeros despues de una copiosa comida y un tramo pendiente por tramitar.
El descenso a la meta, en Tortosa, fue muy rapido, igual que el desembarco. El agua bajaba con rapidez y la maniobra de salir aproado a corriente era muy visual. Otro descenso finalizado, mas gente en la bolsa de los amigos, otra forma de entender el rio, antes de que se convierta en mar.
las fotos aqui.