Actividades del club

Translate

viernes, 23 de agosto de 2013

Entre Mares


Un delta no es un bocablo griego, ni un triangulo isosceles, ni siquiera una palabra del alfabeto "charlie", es un pequeño accidente orografico, formado por materiales de aportacion , al mar, formando una zona intermedia de tierra firme, que a su vez, forma dos mares diferenciados, un interior remansado recogido a costa, y otro exterior abierto al mar. La carateristica comun a estos "mares", son la poca profundidad a ambos lados del delta, y el fondo arenoso o fangoso. Ricos en pesca, fauna y flora, estas zonas son calificadas alrededor del mundo, como reservas maritimo-terrestres, lugar donde el hombre solo puede entrar, pasar, observar, aprender y volver a salir.
Cada metro cubico de arena en el delta, tiene su propia historia, formada en silencio con mucho tiempo, por cada grano de arena, por cada brizna de viento, por cada ola de agua de mar, por cada rayo de sol. Durante siglos de aportacion, el rio Ebro ha ido añadiendo a esta zona, toda la riqueza que ninguna maquinaria del mundo podria construir. El mar ha hecho el resto. Cada metro lineal en este delta,es como el anillo de los troncos de los arboles, marcando su edad, su propia personalidad.
El dia era perfecto para escuchar sirenas, perfecto para dejarse llevar. La salida desde la playa del Suiss hasta la punta de La Banya se hace en un santiamen, es el cruce del canal de navegacion, donde las embarcaciones acceden al puerto de San Carlos. Es el punto correcto de tomar enfilaciones. El Delta siempre engaña, te atrae a cualquier punto en condiciones cambiantes. La superficie total esta calculada en 320 km cuadrados, asi que viendola en el mapa y pareciendo pequeño, es la sirena que mejor engaña.Todas sus lineas son curvas, las direcciones siempre cambiantes, asi que la brujula esta siempre dibujando.
Llegamos pronto y costeamos en semicirculo de SE a NE, bajando a tierra y disfrutando del silencio humano. Las aves seguian en su propio idioma. Acoplar el sonido del mar con el de las aves es todo un lujo para los sentidos, si ademas añades esa arena virgen, sembrada de naturaleza autoctona, el canto de sirena realmente funciona. Escalamos la duna mas alta, o sea, el punto mas alto de la punta de la banya, a unos cinco metros de altura. Parece poca altitud, pero os aseguro que la vista es infinita. Alrededor, silencio y "huellas" humanas. Restos de naufragios, cuadernas, mastil, redes, cadufos, bidones, plasticos varios, un sinfin de "objetos" de reputado origen y de utilidad nula, peligrosa inclusive.
Haciendo tiempo, viendo los flamencos, surfeando las olas, remando sin prisa.
De retorno, obligada entrada a la badia dels alfacs y reconocimiento gastronomico a los manjares del terreno y del estio, mejillones al vapor y cerveza muy fria, trincados al chiringuito flotante, dejando pasar el tiempo, empujando al reloj.
La vuelta a la carlinga puso a cada uno un cartabon diferente, un compas de sal y un reloj de arena, cosas que ocurren cuando las sirenas se sirven en jarras de cristal y muy frias, pero eso es otra historia. El Delta siempre imanta, solo si te acercas lo suficiente.