Actividades del club

Translate

lunes, 11 de agosto de 2008

Remar y Remar: Sella 72

La clave ha sido remar y remar con un ritmo demoledor", comentó Julio Martínez nada más cruzar la meta del 72 Descenso Internacional del Sella, una victoria que su compañero de K-2, Javi Hernanz calificó de "increíble" nada más bajarse de la piragua. Y es que tanto para el cántabro como para el parragués ganar el Sella 2008, y encima batir un récord que llevaba en pie desde hacía veinte años, ha sido muy importante para cada uno de ellos. Por razones bien distintas.

Para Julio Martínez porque de nuevo hizo historia y amplió su leyenda en el Sella al ganarlo por décima vez tras hacer segundo puesto de 2007 y verse obligado a ceder su corona . Por su parte Javi Hernanz se quitó de encima el disgusto de haberse perdido los Juegos Olímpicos de Pekín.

"Salimos bien y pusimos nuestro ritmo; luego vimos que los palentinos se quedaban, y nos fuimos. Sabíamos que teníamos que mantener ese buen ritmo hasta abajo, un ritmo demoledor", explicó Julio Martínez. En resumen: "hicimos nuestra carrera" apostilló el de Colindres.A sus 25 años, y tras regresar al Sella después de ocho años, una prueba que no corría desde juvenil, Javi Hernanz era el hombre más feliz del mundo después de que junto a Julio Martínez, su K-2 cruzara la primera bajo el puente de Ribadesella. "Como palear en casa no hay nada", comentó el de Arriondas.

"Quedarme fuera de las Olimpiadas fue una injusticia, pero ha merecido la pena remar con el rey del Sella", comentó el parragués, quien se deshizo en elogios hacia su compañero. Al igual que Martínez, Hernanz atribuyó su victoria al "ritmo impresionante" que ambos imprimieron al Sella 2008 casi de los primeros momentos de la prueba. "Llegamos abajo muertos", reconoció Javi. Pero el esfuerzo mereció la pena y se vió recompensado con un récord en el que casi nadie pensaba a priori ante las condiciones de agua del río.

"La verdad es que no me lo esperaba. No teníamos ninguna referencia", comentó Julio. Y así fue. A escasos metros de la meta y con el Sella 2008 ya en la saca, Martínez y Hernanz se pararon para felicitarse por la victoria. Y en ese momentos los gritos arreciaron desde la orilla para alertarles que estaban en tiempo de hacerse con un récord que no se les escapó. "Teníamos un K-2 muy bien preparado y entrenamos muchísimo", afirmó Hernanz, quien en un primer momento en un tierra no sabía que habían marcado un crono de 1 hora 6 minutos y 14 segundos.

UN SEGUNDO PUESTO MUY SUFRIDO

La segunda posición fue para otra K-2 inédita en el Sella. la del zamorano Emilio Merchán y el gallego Alvaro Fernández Fiuza. Salieron desde la posición número 25 y sufrieron de lo lindo hasta conseguir asegurarse la segunda plaza en el Descenso Internacional del Sella. Los terceros clasificados, Manolo Busto y Milín Llamedo, se lamentaron de los problemas sufridos en la salida. Tras ser embestidos por otra K-2, sufrieron la rotura de la proa de su embarcación. "Iba totalmente girada y nos frenaba", manifestó Busto. Por su parte, Llamedo aseguró que "Lo dimos todo. Salimos a cuchillo, pero la suerte no estuvo con nosotros".