Actividades del club

Translate

jueves, 17 de noviembre de 2011

ForEbre 2011



Untitled from Rafa Gurugukayak on Vimeo.


el cohete de salida ( made in china)

El descenso del Ebro Catalan es un descenso consolidado entre la poblacion kayakera de este pais en el mes de Noviembre. Unas fechas un poco complicadas por la prevision de meteo, el frio o el viento, y que desde hace 4 años nos regala unas condiciones esplendidas para la navegacion y las actividades paralelas.
El pasado 13 de Noviembre volvimos a las tranquilas aguas de esta brecha de agua que atraviesa España de Norte a Sur. Las aguas del rio Hijar son las que forman este caudaloso rio que permite a los kayakis subirse a sus monturas y cabalgar en busca del Mediterraneo.
Este año mas de 100 palistas desafiaron el final de la epoca tradicional del piraguismo y principio del letargo invernal, con una demostracion de respeto por este rio, por la naturaleza y por la hermandad de este deporte y esta aficion.
El descenso desde Garcia a Benifallet, transcurre en una zona de meandros tranquilos y vistosos que te llevan a pasar por Mora d´Ebre y Miravet. La corriente es muy suave, con medias de 8 km/h y puntas de 11 km/h en las zonas mas rapidas.
El dia, todo el dia, nos ofrecio temperaturas templadas y viento del Este, siempre bajo un sol infinito que hacia del otoño una prolongacion del verano. Las hojas de los arboles caducos se resisten a caer y hacen de la vista de ribera un espectaculo de colores.
La salida en grupo, chupinazo incluido, fue pasadas las 10:30 h y el descenso se estiró durante cientos de metros perdidos entre los galatxos y buscando el paso desconocido. El reagrupamiento se realizó en Mora d´Ebre para continuar el descenso hasta Miravet, y desembarcar bajo el castillo para reponer fuerzas en la plaza. El bocata, la bota y los pastissets recomponieron los brazos y los cuerpos. A la reanudacion pasamos por el interior del molino y comenzamos la segunda parte del descenso hasta Benifallet, lugar a 29 km de la salida, donde fuimos llegando en un degoteo interminable.
Volvemos a disfrutar del Ebro, siempre diferente, siempre magnetico.
Las Fotos aqui.