Actividades del club

Translate

sábado, 23 de noviembre de 2013

Sea Kayak Symposium dia 2



Dia 2:
La mañana se levantó a toque de corneta, sencillamente estabamos en un cuartel donde decenas de mosquitos habian estado toda la noche de guardia y a barra libre nos habian machacado en las trincheras. Alguien se dejó la ventana abierta, cosas de la tropa. El campo de batalla todavia estaba humeante del espiritu de la noche, en la mesa no cabia mas cristal.
Desayuno potente para empezar el dia, marcado por el sueño y el cansancio, preparativos para la comida que ivamos a tomar en la zona de practicas y arranchando con el material. Manolo nos ponia firmes y el dia de calor extremo iva a hacer el resto. Los cuerpos entumecidos del dia anterior se ponian en camino, porteando kayaks hasta la cala de salida, direccion desconocida.
Una vez todos en la sombra del pinar, comenzamos las practicas en seco, calentando musculos y preparando lecciones para poner despues en practica.
De regalo, la decision de ir a una cala con costa y fondo arenoso hizo que los kilometros fueran sumando el contador de calorias. Rumbo norte, en busca de la playa del Russo, lugar idilico para todo, incluso para la vista. Hacer practicas de kayak en un ambiente festivo-nudista, fue un espectaculo reciproco, y creo que fue un buen dia de playa. El mar siempre generoso, nos regaló una encalmada bestial, sin brisas, sin olas, sin aire fresco. Una vez todos a caballo, empezaron las tomas de contacto con la pala y las tecnicas correctas de paleo, navegacion en grupo, lider, comunicacion, etcc.
Ya en la playa, las tecnicas personalizadas a cada necesidad se sucedian, esquimos, canteo, apoyos, palas, desplazamientos laterales, ....,mientras, la gente de la playa ya congeniaba con nosotros, nos cedian su espacio, nos prestaban atencion, vamos, como en casa.
Durante horas dejamos el reloj al pairo y contabilizando el agua que nos quedaba es como decidimos el regreso al camping. Vuelta con las practicas durante el recorrido y tambien para algunos a la llegada, en forma de rescates dificiles y complicados. Los demas porteamos los kayaks hasta el campamento y dimos cuanta de la piscina ( por cierto de agua salada ) y preparamos la noche, otra noche, pero esto es ya otra historia.
Los dias con Manolo son completos, aunque parece que todo va como las olas, suaves y cadenciadas, luego te das cuenta que estas hecho polvo, no es como ir en bicicleta. Los reingresos y los autorescates, te van fundiendo poco a poco, si a esto le sumas un sol del carallo y un calor africano, nada puede recuperarte como una buena cama.
La noche cerraba un dia, pero abria otro.