Actividades del club

Translate

viernes, 27 de diciembre de 2013

Sea Kayak Symposium dia 3


El tercer dia empezó con el desayuno de rigor, la preparcion de bocatas y provisiones para todo el dia y el breafing de capitanes para determinar la zona de navegacion y los ejercicios del dia. Para este, se decidió hacer un completo de ejercicios de desembarcos , rescates y trucos en navegacion para situaciones extremas, tanto en grupo como en solitario.
Una vez todo arranchado, se inicio el porteo matutino hacia la zona de embarque, otro traslado de material a linea de costa, con prevision de lluvia, ya habia chispeado algo a primera hora, y posibilidad que se arrancara un mistral generoso durante la segunda mitad del dia. La decision fue costear rumbo sur al faro de Alcossebre y posteriormente desembarcar en la playa de las fuentes, para empezar a trabajar los desembarcos, las señales de aproximacion, etc. El mar ya estaba movidito, con olas de mas de medio metro muy constantes, y la entrada por el canal balizado de la playa iba a ser un terreno minado de bañistas. Algo que no se entiende, que una playa de esas dimensiones, tenga un canal excesivamente generoso y "lleno" de bañistas que no hacian caso a ningun vigilante de la playa, y ni siquiera a los carteles y balizas que habian puestos. A base de pitos se iba despejando el carril, mientras Manolo ya en la playa nos hacia las señales de rigor para empezar, uno a uno, las maniobras de desembarco. 


Estas señales se utilizan para marcar el lugar correcto y mas seguro en un desembarco complicado, donde el remero mas experto es el primero en desembarcar y decidir por donde se va a salir, tomando como referencia, el fondo rocoso, la direccion de las olas, el resguardo a viento, y otras variables, que hacen que esta maniobra salga lo mejor posible, sobre todo si eres desconocedor de la zona. Desde ese punto de vista, un remero solo tiene que seguir las indicaciones desde tierra, sin tener que calcular la cadencia de las olas ni tener que estar mirando atras para ver lo que viene, sencillamente seguir las instrucciones que con el remo se van determinando y que hay que seguir. Una forma inteligente de salir ileso y con la seguridad de que siempre tienes a alguien experto guiandote y hechandote una mano en la orilla.
La salida se hizo escalonada y se pudo ver un poco de todo, revolcon incluido, pero la tecnica esta para ser puesta en practica, y eso es lo que importa, luego el mar siempre decide que va a pasar.
Una vez todos en tierra comenzamos a preparar todo un repertorio de rescates que luego a la vuelta ibamos a poner en practica. Empezamos a trabajar con el cabo de rescate, forma, longitud, mosquetones, nudos, lazos, etc.. como lanzar, atar y sacar soluciones de donde no hay practicamente nada que hacer. Distancias de remolque, abarloamientos, posiciones del rescatador, del rescatado, etc..., todo un elenco de variables que tenian que quedar muy claras en el momento de hacer un rescate, para que el tiempo fuera el mimimo posible, y la efectividad, la maxima.
Despues de cargar baterias en la playa, reembarcamos, ya por la tarde, para empezar a poner en practica toda la teoria de la mañana. Volvimos a tener que despejar el carril balizado y expulsar a los bañistas, no hay manera.
Una vez todos en mitad del mar empezamos los rescates, hombre indispuesto sobre el kayak, abarloamiento y rescate, atado el kayak con driza y remero sobre la cubierta. Remero rescatado, indispuesto y sin remo, cabo de remolque. Remeros en situacion de peligro, cordada de rescate y sacados de la zona de peligro. Remero boca abajo dentro del kayak, el uso de "la mano de dios", todo un ejercicio de inteligencia y efectividad. Y un sinfin de situaciones extremas que entre uno o varios rescatadores debian sacar en clara conclusion. Vimos como se podia remolcar a un kayak o a varios a la vez, incluso sin que tubieran un punto de enganche , con un unico rescatador, pero sobre todo, a tomar decisiones rapidas y efectivas. Un lujo de maestro.


Ya de vuelta, y mas reventados que menos, probamos el regalo que nos esperaba, sorpresa. En frente del faro de Alcossebre todos al agua, habia que llenar la carlinga de agua hasta los topes, meterse dentro con cubre incluido y a remar. Sensacion de estar en un tiovivo, sin estabilidad y semihundidos, habia que hacer un tramo largo para reorganizar el equilibrio dentro de la embarcacion y conocer como seria la navegacion en una situacion de posible via de agua que fuera imposible achicar. Una situacion, que no todos sacaron adelante, pero que pusieron al cuerpo en guardia en una situacion que pueda ser muy real. Despues, vuelco para vaciar y reembarques a dos para interpretar lo que ya debiamos saber.
Desembarcamos a ultima hora de la tarde, con la sorpresa de que algunos, teniamos sobrepeso en el kayak; habia entrado agua en los compartimentos estancos, a traves de los mamparos y se habian mojado algunas cosas que debian permanecer secas. En fin, nada que no pueda sustituirse, pero quedó claro que ni la marca del kayak ni su precio hacen que esten mejor construidos que otros, sencillamente el agua se cuela.
Recogimos trastos y nos fuimos a cenar a La Fuentes ( Alcossebre ), habia que hacer una cena de despedida por todo lo alto y asi fue como nos dimos un homenaje al estilo marinero,con mucho en la mesa por poco dinero.
Y asi fue como se cerró el primer Sea Kayak Training Camp, un curso duro, pero necesario e imprescindible. Esperando ya la segunda edicion.
las fotos aqui.