Actividades del club

Translate

miércoles, 17 de julio de 2013

2º Basiliscus: vientos de colaboracion


El pasado 1 de Junio, el club triatlon Basiliscus, repitio exito en la que ya es la segunda edicion de la prueba, que combina, natacion+ciclismo+carrera a pie, para llevar a los participantes a los tres estados de la superacion en pruebas combinadas.
Los kayaks estabamos alli, para realizar las labores de apoyo en la primera prueba, la de natacion, sobre un rectangulo de 750 metros en la playa norte de Peñiscola. Un placer ayudar a los participantes a encontrar el camino de las boyas y de la puerta de control, algo que parece facil, pero que cuando van metidos en el neopreno y el tiempo es el juez de la prueba, no todos consiguen realizar satisfactoriamente, es decir, en el menor tiempo posible por el recorrido mas corto. Y es que trazar una linea en un mapa y dibujarla a nado en el mar, son dos cosas bien diferentes.
La mañana empezó temprano, en la playa del gurugú, con una prevision de meteo extraña y una decision arriesgada para arribar a la zona de competicion en tiempo y forma. Nada mas lejos o mas cerca de la realidad, a saber. La prevision oficial para toda la mañana indicaba claramente un N constante en F5, que rolaria a SE moderado en F3 sobre las 15:00h, para despues a media tarde volver al N en F4. Eso indicaba viento a favor para llegar al castillo en 30 minutos ayudado por la delta inverso, tiempo de sobra para intercambiar con la organizacion y hacer un breafing como dios manda. La realidad fue otra bien distinta y a modo de guasa, parece que incluso malintencionada. La puesta en el agua fue con un N debilucho que hacia presagiar paron o refuerzo, algo que combinando experiencia y previson, podia pasar. Meto vela y se para el viento, vaya...., se queda todo muerto, para de repente, entrar un SE valenton en F5 que hace recoger trastos sobre cubierta y meter pala de la buena para atravesar el viento y las olas que habia levantado de algo mas de un metro. Borreguillos a mansalva y la proa que no salia de debajo del agua, comiendo salitre por todas partes y luchando para no quedarme al pairo. Rumbo directo al viento y olas cada vez mas persuasivas, aunque no era el rumbo correcto, era el que mas llevadero me dejaria cerca de la roca. Pasada mas de una hora en el infierno, entro por fin a refugio con la lengua como timon. Vaya prevision, no era erronea en la direccionabilidad, pero si en los horarios, algo que me fastidió bastante. Al menos me quedaba la suerte de volver a vela cabalgando esas olas traicioneras.
La prueba fue sin contratiempos, todo salio a pedir de boca y sin sustos, era la prueba mas rapida y mas corta, la de natacion, asi que nos dio tiempo de varar en la playa y ver la segunda prueba sobre la bicicleta. Volvimos a salir con los remos para dar una vuelta al castillo, con el SE racheado molestando de lo lindo y la contraola de retorno metiendonos en un baile continuo. Habia que volver y con que ganas...
Me abrí hasta la baliza de Norte y meti vela en un mar desecho con un viento a rachas e indeciso, sin personalidad vamos. A la milla y fuera del influjo de la costa, el aire entraba mas libre, con lo que empiezo a surfear de lo lindo, pongo a descansar los hidraulicos y a disfrutar del paisaje. La velocidad en el kayak se suele medir por la ola que se abre en la proa y que deja suficiente espuma a cada banda para tener una percepcion real de velocidad, algo dificil de interpretar si no tienes referencia a tierra y ves como vas haciendo camino.
Las cosas bienen como bienen, y la prevision andaba con el reloj roto desde primera hora, asi que nada le impedia hacer lo que quisiera en cualquier momento, y asi fue, como a los 10 minutos de surfear, alguien paró el ventilador de SE y metió caña al N puro otra vez, sin roles, sin previo aviso, nada hizo presagiar este cambio, y esto me sorprendió de veras, ya que el rol en esta parte del Mediterraneo esta bien estructurado, N-NE-E-SE-S, siempre en esta secuencia. Nada pues, vela en cubierta y a meter pala a fondo otra vez para llegar al punto de partida. En esta rotura de viento se aprecia el efecto contrapuesto del mar y el aire, mientras el aire ya se mete con mucha fuerza de N, las olas siguen de SE durante varios minutos hasta que al final se queda el mar en plano con ese rizado perfecto, y todo vuelve a lo racional. 
Muchos minutos despues consigo desembarcar todavia haciendome cabalas de como la meteo consigue hacer maravillas mientras las mejores previsones se van al traste en un segundo. Dia de aprendizaje, de muchas conclusiones.