Actividades del club

Translate

lunes, 17 de agosto de 2009

La bañera de oro



La selección española de piragüismo finalizó ayer su participación en los Campeonatos del Mundo 2009 inscribiendo en el historial de la novedosa prueba de relevos de K-1 200 su nombre como primera campeona mundial y sumando otras tres medallas, un oro en K-2 1000, una plata en K-2 500 y un bronce del K-4 500 femenino.
Los palistas españoles Francisco Llera, Saúl Craviotto, Carlos Pérez Rial y Ekaitz Saies se colgaron la medalla de oro en K-1 relevos. El equipo español cubrió la distancia en un corto tiempo de 2.27,422, con una pequeña ventaja de 1,108 segundos sobre los alemanes Broeckl, Ems, Lubisch y Rauhe; y de 2,192 segundos sobre los franceses Burger, Hybois, Jouve y Lutz.
Este oro se suma a la medalla de plata conquistada por Craviotto y Pérez Rial unas horas antes. El K-2 español, con un tiempo de 32 segundos y 231 milésimas, se quedó a dos milésimas del título mundial, que fue para el equipo de Bielorrusia. Las embarcaciones restantes en la distancia del medio kilómetro se clasificaron en quinto lugar, en el caso del K-2 de Beatriz Manchón y Jana Smidakova, y en el noveno (Fran Llera y Teresa Portela, en K-1, y David Cal, en C-1).
Craviotto y Pérez Rial quedaron excluidos de un podio en el que una llegada igualada les hizo aparecer como medalla de bronce durante algunos instantes. El K-2 bielorruso fue el vencedor por delante de los potentes barcos de Hungría y Alemania.
El K-2 de la sevillana Beatriz Manchón y la asturiana Jana Smidakova acreditó un quinto lugar, el mismo en el que palearon durante la mayor parte de la carrera, con una esperanzadora remontada a falta de 200 metros que, sin embargo, no pudieron consolidar con húngaras y alemanas reeditando su enésimo duelo particular por la corona mundial, con triunfo húngaro.
Llera, Cal y Portela, las tres primeras embarcaciones españolas participantes en las doce finales de la jornada repitieron un noveno puesto.
El doble subcampeón olímpico de C-1 sobre 500 y 1.000 metros en Pekín, el gallego David Cal, repitió un inicio de regata pugnando desde posiciones muy retrasadas. El canoísta de Ría de Aldán, en un estado de forma alejado de los momentos en los que ha sellado sus grandes gestas, no pudo protagonizar una de sus míticas remontadas.
En 200 metros, donde Craviotto y Pérez Rial se proclamaron subcampeones del mundo en K-2, el resto de las embarcaciones españolas oscilaron entre el cuarto y el séptimo puesto.