Actividades del club

Translate

lunes, 18 de julio de 2011

Ibiza - Alicante: dia uno



Lost in Ibiza.
Quien ha visto un Toyota Yaris a 150 km/h y no se ha preguntado que, quien, como..?
El dia empezo de madrugada, a las 5:00 am todos estabamos con las mochilas cargadas de sueño, y el manual de "aventurate un dia en la selva con lo que lleves puesto" en el bolsillo.
Los kayak ya estaban estibados del dia anterior, con lo que solo teniamos que cargar los coches y arranchar. Una vez puestos en carretera, el cronometro ya empezó a pitar, y no paró hasta subir al ferry Denia-San Antonio. La primera parada era Denia para descargar todo el equipo, para luego bajar a Alicante para dejar el segundo coche que nos permitiria subir a la llegada. En La Vila nos esperaba Maca ( tortugueta) que nos hizo el porteo de bajada y subida y nos permitió descargar parte del peso del viaje, como que se agradece infinitamente ( siento lo de la bateria).
Apuntuales llegamos al muelle de Balearia para cargar todo el equipo, todo el mundo nos esperaba, fuimos los ultimos y nos metimos por la rampa, nos miraba hasta el capitan, por que eso de pillar un billete solo de ida hace pensar en una aventura muy complicada. Nos metieron en el parking para motos y luego a disfrutar del viaje.
A la salida del puerto nos despidieron con una plaga de medusas impresionante y ya empezamos a lidiar con los bichos en la cabeza. El mar estaba plato y el trayecto se antojó corto. Pronto apareció la isla Sa Conillera para enseñarnos la entrada de la bahia a la isla pitiusa. El estar en cubierta te proporciona muchos datos a los sentidos, el azul infinito, el verde intenso, el olor a pinos, el viento racheado, el ruido del mar al chocar contra el casco.
Una familia de delfines nos acompañó durante unos minutos ya encarados al puerto de San Antoni.
Uns vez descargados los kayaks en el puerto ya sabiamos que un barco de la organizacion se habia averiado a 20 millas de Alicante y habria problemas para que todo el equipo tuviera "espacio".
La pasarela de Balearia enlaza con el CNSA, con lo que en 5 minutos estabamos junto a todos los nadadores, organizacion, David Meca y todo el bolo que se organiza cuando la prensa, la television y los curiosos se reunen en un punto determinado para intercambiar flashes, sonrisas y abrazos. Victor, nos conociamos, hizo de enlace con AEAL y RC7 hasta la llegada de Rafa, quien nos conectó con Quique, el alma mater del CN para instalarnos comodamente. El gimnasio era nuestro para la primera noche ( y tambien la segunda).
Una vez instalados nos fuimos a reponer fuerzas en el Koppas, una verdadera pasarela de bikinis y cuerpos variopintos, ahora si que estabamos en Ibiza. La sobremesa fue la primera reunion de trabajo "de verdad" para lo que todavia tenia que venir. La incertidumbre aparecia entre cerveza y cerveza y la reunion de patrones de la tarde era un punto obligado de asistencia. La salida del dia siguiente estaba en el aire por varios factores y habia que hacer acopio de consenso para distribuir todo el equipo y todo nuestro proyecto para que nuestra participacion fuera un exito.
La prevision de meteo para las proximas horas no era buena, nosotros teniamos las nuestras minuto a minuto a traves de puertos del estado, la mejor web para vientos y olas en cualquier sitio que estuvieras. La prevision para la salida del reto era de viento S fuerza 4-5 arreciando por la tarde, con olas de hasta un metro, malo-malo. Hay que tener en cuenta que la velocidad teorica del viaje era de 3 km/h con un tiempo de travesia hasta el Cabo de la Nao de 30 horas. Para una ventana tan grande y tomando un rumbo de SW, el viento nos entraba de amura y para embarcaciones esto supone una deriva considerable. Ya no te cuento lo que pueden llegar a sufrir los nadadores. La reunion de patrones no dejó buen sabor de boca, la posibilidad de suspender el reto por causas climatologicas era evidente y posponer todo un montaje como este, estaba entre las opciones viables, a pesar de que las previsiones no mejoraban en dos dias.
La noche fue acercando a la realidad a personas cansadas e impacientes por empezar a disfrutar por una travesia que nos iba a llevar hasta Alicante con 180 km por delante y mucha agua que empujar. Las entrevistas, fotografias y reuniones se sucedian una tras otra, las listas para organizar grupos se hacian y desacian con la misma facilidad. Estabamos invitados a cenar a un hotel al otro lado de la bahia, con la furgo del CN todo fue mas facil.
La ultima llamada la recibimos instalados en el gimnasio a la 1:00 am, solo quedaban cuatro horas.